Mermelada de pera

mermeladadepera10

El final del verano es una buena época para realizar conservas caseras como mermeladas, salsa de tomate, atún en aceite. La variedad de fruta es mucho mayor en esta época y aprovechar los melocotones, albaricoques o ciruelas que nos ofrece la temporada para preparar unos cuantos tarros de mermelada casera, sobre todo si te gusta desayunar con tostadas, no te supondrá excesivo esfuerzo.

Las habituales en mi casa suelen ser la de fresas, melocotón, albaricoque y ciruelas y está que os traigo hoy, mermelada de pera.

Las suelo hacer en la thermomix, porque en un solo aparato trituras y cueces. El inconveniente que tiene utilizar esta máquina es que no te permite hacer grandes cantidades. Pero hacerla cociendo en una cazuela no tiene ninguna complicación. Ésta de hoy la he hecho como se ha hecho toda la vida, para que no me digáis, y cuando yo empecé a hacerlas, no tenía la thermomix.

Para conseguir una rica mermelada es importante que la fruta esté en su punto de maduración, ni demasiado verde, ni excesivamente madura. Por ello es mejor utilizar fruta de temporada.

La pectina que contiene la fruta es el espesante que dará a nuestra mermelada mayor o menor consistencia. Dependiendo de la fruta empleada y del punto de maduración de ésta, el contenido de pectina será mayor o menor. Frutas, como la manzana, contiene gran cantidad de pectina, otras como las fresas, contienen  poca pectina y nos darán mermeladas más líquidas. Para solventar este problema se puede emplear algo de pectina comprada, que se mezclará con una pequeña cantidad de azúcar y que se añadirá al puré, una vez que éste empiece a hervir. Las primeras mermeladas que hice adolecían de este problema, me salían muy ricas pero algo líquidas, por más que las dejase cocer. Si no utilizáis pectina en polvo, poned un buen chorro de limón, el ácido activará la pectina de la fruta y conseguirá darle algo más de densidad. Tened en cuenta que habrá fruta que no la necesitará. En una ocasión hice una mermelada de cerezas a la que añadí pectina y salió tan espesa que se podía cortar con tenedor y cuchillo.

La proporción de azúcar a utilizar variará en función de la acidez de la fruta que utilicemos. Se suele indicar utilizar la misma cantidad de azúcar que de fruta, pero las proporciones pueden bajarse hasta un 50% o algo menos, incluso. Creo que, actualmente, es más común utilizar un porcentaje de azúcar correspondiente a la mitad del peso de la fruta. Sin embargo no conviene excederse en disminuir esta proporción, ya que el azúcar es la encargada de dar sabor y conservar nuestra mermelada. Se recomienda usar azúcar blanquilla, pero yo he usado, indistintamente, azúcar blanquilla, morena o fructosa, claro que las cantidades que hago no suelen ser muy grandes.

La temperatura a la que debe llegar para que el punto de cocción de nuestra mermelada sea el óptimo es de 105º. Dependiendo de la fruta empleada y de la cantidad, el tiempo de cocción variará. Frutas con mayor cantidad de pectina espesarán antes y, aquellas con menor porcentaje, necesitarán más tiempo. Como truco casero, para saber si la mermelada está hecha, se puede guardar en el congelador un plato pequeño cuando vayamos a comenzar a hacer la mermelada. Cuando nos parezca que tiene una buena consistencia, sacaremos el plato y pondremos una pequeña cantidad, la mermelada se enfriará rápidamente y, al mover el plato la mermelada apenas se escurrirá, Si al mover el plato escurre con facilidad, dejar cocer algo más de tiempo. En cualquier caso, hay que prever que al enfriar va a endurecer.

Con las cantidades empleadas en la receta quedarán, finalmente, unos 450 gr. de mermelada. Yo he rellenado 4 botes de 150 gr.

 

Ingredientes:

700 gr. de peras sin piel ni semillas

350 gr. de azúcar

1 cuharada de pectina (5 gr. aprox)

 

Elaboración:

Cortar en trozos la pera, colocar en un bol o en la cazuela donde se vaya a poner después a cocer y añadir unos 325 gr. del azúcar. Mezclar con la pera, y dejar reposar varias horas, para que el azúcar se disuelva. Si te acuerdas, mejor remover de vez en cuando.

Mezclar en una taza los 25 gr. de azúcar con la pectina, reservar.

Triturar la fruta con la batidora, mejor no triturar en exceso, y poner a cocer. Cuando comience a hervir, añadir el azúcar con la pectina que teníamos reservada y remover para mezclar.

Bajar el fuego y cocer lentamente hasta que veamos que espese y adquiera la consistencia de mermelada.Yo la he tenido alrededor de una hora.

Si es necesario triturar

Verter la mermelada en tarros esterilizados, cerrar bien con la tapa y colocar boca abajo para que se haga el vacío. Mantener boca abajo hasta el día siguiente.

Guardar en un sitio oscuro y fresco.

Un comentario

Deja un comentario