Bizcocho de calabaza y nueces

En la Antigua Grecia la calabaza se consideraba un alimento anofrodisíaco, y por tanto se ofrecía cuando lo que se pretendía era apagar los deseos amorosos. Posteriormente en la Edad Media, el clero utilizaba sus pepitas para hacer  rosarios, con el fin de utilizarlos en el rezo y evitar pensamientos impuros. Este parece ser el origen de la expresión “dar calabazas”. Hoy en día además de ser utilizada como rechazo en una proposición en una relación amorosa, se usa habitualmente cuando se suspende en un exámen. (más…)