Corona de la Almudena

corona de la almudena portada1

Como su propio nombre indica, este bollo se hace en homenaje de la patrona de Madrid, Ntra Sra. de la Almudena. 9 de noviembre y un día festivo para los que vivimos en este pueblo. Esta corona, no tiene una larga tradición, pues no llega a los 40 años desde que se lleva elaborando, desde que en 1978 un pastelero ganó el concurso en el que se buscaba un dulce para conmemorar la festividad de la patrona de esta ciudad.

Aunque en la pastelerías, cada año por estas fiestas, se encuentran cada vez más, no parece, sin embargo, que haya demasiada gente que tenga como costumbre comprar estas coronas para celebrar este día, o al menos, esa es mi impresión.

Este bollo, tiene gran similitud con el roscón de Reyes pues los ingredientes y la elaboración de la masa es bastante similar. Las diferencias radican principalmente en que en la Corona, no se utiliza agua de azahar para aromatizar la masa, como en el roscón, la corona siempre va rellena, bien de crema pastelera, nata o crema de chocolate o trufa y, en ocasiones, en una misma corona, pueden ponerse distintos rellenos. En el roscón, aunque se ha estandarizado lo de que vaya relleno, es un pan festivo que en sus inicios no llevaba ninguno. El bizcocho de la corona se moja con un almíbar antes de colocar la crema. En lugar de fruta escarchada como en el roscón, se suele adornar con un poquito de crema, que suele ser en forma de corona, para asemejarse a la corona de la Virgen. La forma de la rosca, es redonda mientras que en el roscón puede hacerse con forma más ovalada y en general tienen un tamaño más pequeño que el de los roscones.

Os dejo con la receta, y a disfrutar de la fiesta.

Ingredientes:

Para la masa:

300g +100 g de harina de fuerza

120 gr de leche entera

2 huevos

3,5 gr de levadura de panadería seca para masas dulces

10 gr de sal

100 gr de azúcar

50 gr de agua

75 gr de mantequilla

Ralladura de limón y/o de naranja

Para la crema pastelera:

500 gr de leche entera

3 yemas de huevo

75 gr de azúcar

40 gr de maizena

1 cucharada de extracto de vainilla

Para el almibar:

100 gr de azúcar

100 gr de agua

1 cucharada de vainilla líquida

1 chorreón de licor de naranja

Para la decoración:

Brillo para tartas o mermelada

Láminas de almendras laminadas

Nata montada

Guindas confitadas

Bolitas de chocolate

Elaboración:

Sacar la mantequilla del frigorífico, cortar en trozos pequeños y  y dejar a temperatura ambiente.

Colocar en un bol la leche, los huevos y la ralladura y batir bien con un batidor.

Añadir los 300 gr de  harina y mezclar con una rasqueta o con la mano hasta que esté bien integrada. La masa debe tener aspecto de un poco seca, pero no en exceso.

Dejar reposar (autolisis) durante una hora.

Mezclar el azúcar con el agua y remover bien. Dejar reposar 5 minutos, volver a remover y añadir los 100 gr de harina restante. Mezclar bien y reservar.

Pasado el tiempo de reposo, añadir a la masa de huevos, leche y harina, la levadura, que disolveremos con un poquito de agua y mezclar bien. Amasar durante unos dos minutos a mano o en amasadora a velocidad baja. Dejar reposar unos minutos

Añadir la sal, mezclar bien y seguir amasando hasta conseguir una masa lisa. En amasadora, dos minutos al 1 y 3 minutos al 2.

Añadir la mitad de la mezcla de azúcar y harina y amasar hasta conseguir que la mezcla sea homogénea. En este momento la masa se vuelve muy pegajosa, un método que facilita la labor, es hacerlo con la rasqueta, como si cortásemos la masa (queda pendiente de grabar este sistema), sino un poquito de paciencia y amasar con la mano hasta que esté bien integrado. En amasadora 5 minutos al 2

Añadir el resto de la mezcla de azúcar y harina y seguir amasando hasta que se haya integrado bien.

Por último, extendemos la mitad de la mantequilla sobre la masa y volvemos a amasar hasta que la mantequilla se integre. De nuevo, si nos ayudamos con la rasqueta, nos facilitará el trabajo. Repetimos con el resto de la mantequilla hasta que la masa se vuelva lisa y elástica, y pase la prueba de la membrana satisfactoriamente. Para añadir la mantequilla en amasadora, se necesitará unos quince minutos a velocidad 2. Es conveniente parar la máquina a la mitad para evitar que la masa se caliente en exceso.

Yo cuando utilizo amasadora, suelo terminar dando unos cuantos amasados a mano, para conseguir el acabado de la masa que a mí me gusta.

Bolear la masa y colocar en un bol enaceitado con la parte de la unión hacia arriba. Tapara con un plástico o gorro de ducha y dejar reposar.

Aproximadamente a la hora, plegar la masa y guardar en el frigorífico.

A las dos horas, volver a hacer otro plegado y dar la vuelta a la masa.

Dejar que leve en el frigorífico toda la noche.

A la mañana siguiente, sacar la masa y dejar atemperar durante hora y media o dos horas.

Enharinar ligeramente la encimera y volcar la masa encima.

Desgasificar suavemente y cortar la masa en dos.

Plegar cada parte, darle la vuelta y bolearla, ejerciendo presión contra la encimera, para conseguir que los pliegues desaparezcan. Dejar reposar durante unos 15 minutos, tapada con un paño.

Tras el reposo, enharinar ligeramente de nuevo la encimera y colocar la bola de masa sobre la harina.

Introducimos dos dedos en el centro de la bola para hacer un agujero, que iremos agrandando hasta que podamos meter todos los dedos.

Iremos levantando la masa, dejando una parte reposando sobre la encimera e iremos dando forma y extendiendo la corona hasta alcanzar el tamaño adecuado. Si es necesario, y la masa vuelve a contraerse, dejarla reposar para que se relaje y se deje estirar.

Repetir el mismo proceso con la otra mitad de masa.

Depositaremos las coronas sobre una bandeja cubierta con papel de horno, terminamos de formar la corona, procurando que el agujero sea lo suficientemente grande para que no se cierre cuando la horneemos, intentando que la forma sea redonda. Cubrimos con un plástico o paño, y dejamos que leve hasta que más o menos doble el tamaño, alrededor de dos horas. Para el segundo levado, a este tipo de masas le conviene una temperatura cálida, por lo que se puede introducir en el horno o en el microondas(sin encender), con un cacharro con agua caliente que ayudará a que la masa leve mejor.

Precalentar el horno a 180º (si hemos metido nuestra masa dentro, sacar antes).

Una vez que haya levado, decorar con parte de la crema pastelera, haciendo una especie de corona, y pintar con huevo batido.

Introducir en el horno y hornear entre 18 a 20 minutos aproximadamente. Si vemos que se dora en exceso,cubrir con papel de aluminio y terminar de hornear.

Comprobar que está hecho, introduciendo un pincho y si sale limpio ya está listo, o comprobar la temperatura con un termómetro, deberá alcanzar los 85º aproximadamente.

Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Crema pastelera:

Colocar todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batir  hasta que se hayan integrado.

Pasar por un colador a un recipiente apto para el microondas.

Cocer en el microondas durante dos minutos a una potencia de unos 850 W

Sacar y remover con una cuchara de madera y volver a colocar en el microondas durante dos minutos más.

Volver a sacar y remover, e introducir de nuevo durante un minuto más.

Si el microondas es de menor potencia, repite el proceso de remover y cocer durante un minuto, hasta que adquiera la consistencia de crema.

Sacar, remover y pegar un film sobre la crema para evitar que se haga costra.

Dejar enfriar completamente y reservar en el frigorífico hasta que la utilicemos.

Almibar:

Poner todos los ingredientes en un cazo, remover y llevar al fuego hasta que el azúcar se haya disuelto, dejar cocer unos minutos hasta que alcance los 100º. Si no se tiene termómetro, dejar cocer unos minutos, una vez que empiece a hervir, hasta que el azúcar se haya disuelto del todo y la mezcla adquiera algo de consistencia.

Montaje y decoración:

Una vez que la corona se haya enfriado, la abrimos por la mitad y  calamos con el almibar con un pincel o cuchara.

Introducimos la crema pastelera en una manga y rellenamos la corona.

Colocamos la parte de arriba de la corona encima de la crema.

Si utilizamos brillo de tarta, mezclar el contenido del sobre con 30 g de azúcar y 250 ml de agua. Calentar hasta que hierva, dejar reposar 1 minuto y con un pincel o cuchara, calar la corona.

Si utilizamos mermelada, calentar unas 4 cucharadas de mermelada con 2 de agua, mezclar bien y pintar con ella la superficie de la corona.

Nada más poner el brillo o la mermelada, ir poniendo las almendras laminadas para que se queden pegadas.

Con la nata montada, hacer algunas rosetas y decorar con una guinda o con una bolita de chocolate.

 

 

 

 

Deja un comentario