Helado de piña colada

piña colada portada

El hacer helado casero es, junto con el aprender a hacer pan, de las cosas que más me gusta hacer en la cocina. Hace años, cuando todavía no se encontraban con facilidad máquinas de hacer helado, encontramos una en “Alcampo” y la compramos con toda la ilusión pensando que, por fin, ya podría hacer helados caseros.

La máquina nunca funcionó demasiado bien, pues constaba de una especie de disco que era el que se guardaba en el congelador, pero como la mezcla solo estaba en contacto con el disco por la parte de abajo, no terminaba de congelarse. Además las varillas tampoco movían demasiado la crema, por lo que la función de incorporar aire tampoco la cumplía y, aunque el sabor era rico, no conseguíamos evitar que el helado se cristalizase, lo cual me produjo un cierto desencanto y pensé que no llegaría a poder hacer helados cremosos nunca.

En muchas ocasiones he estado tentada de comprarme una heladera con compresor, pero debido a que su precio es elevado y que son bastante voluminosos, no terminaba de decidirme, así que finalmente acabé cayendo de nuevo en la tentación de comprar una heladera de las que se tiene que meter la cubeta en el congelador. Quizá no sea la perfección absoluta, y aunque el helado hay que guardarlo en en congelador para que termine de congelarse, el resultado ha mejorado considerablemente con respecto a la anterior.

El helado de hoy es fácil y rápido de preparar, y aunque el batido al que se somete en la heladera ayuda a mejorar la cremosidad, también se puede realizar sin la máquina, únicamente necesita un poco de dedicación durante unas horas para ir sacando y batiendo la mezcla cada cortos períodos, para evitar que la mezcla no se cristalice.

Si os animáis, aquí os dejo la receta

 

Ingredientes:

400 gr de piña

480 gr de nata para montar

150 gr. de azúcar glass

1 yogur de coco

25 gr. de coco rallado

 

Elaboración:

Triturar la piña hasta convertirla en puré

Añadir el azúcar, el yogur de coco y el coco rallado. Batir hasta que los ingredientes estén bien integrados. Reservar

Montar la nata con unas varillas. No es necesario que esté muy montada, con que quede semimontada es suficiente.

Ir añadiendo la mezcla de piña a la nata con una espátula, poco a poco y con movimientos envolventes.

Dejar en la nevera hasta que la mezcla esté bien fría.

Conectar la heladera e ir echando la mezcla por el bocal, hasta que veamos que el helado está hecho, aproximadamente unos 30 minutos.

Verter la mezcla en un recipiente con tapa, cortar un trozo de papel de horno de la medida del recipiente y colocar sobre el helado y poner la tapadera. Dejar en el congelador hasta el momento de servir.

Si no tenéis heladera, guardar la mezcla en el recipiente dentro del congelador. En las tres primeras horas sacar cada 1/2 hora y batir durante unos segundos con unas varillas. Las dos o tres horas siguientes, hacerlo cada hora, hasta que la mezcla esté congelada. Con esto evitaremos que el helado se cristalice y quede más cremoso.

Unos minutos antes de servirlo, recordar sacarlos del congelador.

¿ gustáis?

Deja un comentario