Pan de molde de calabaza

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como ya os comenté en la receta del hummus de calabaza, había preparado un pan de molde, con parte de la calabaza que había cocido y hoy os dejo la receta para que os animéis a hacerla. La he hecho dos veces, una en amasadora y otra en thermomix, para poder contaros la elaboración. También os dejo la forma de hacerlo a mano, para que no tengáis excusa de no prepararla, porque no dispongáis de amasadora o thermomix.

Los ingredientes que os indico son para un molde grande. El total de masa es de unos 1640 gr. que es el primer pan que hice.

El segundo que lo he hecho en  la thermomix, he reducido los ingredientes a la mitad, primero para ajustarme más a la medida de los moldes que podáis tener en casa, y en segundo lugar, porque en la thermomix, no se puede hacer esa cantidad de masa de una sola vez.

Y sin más, ahi vamos…

Ingredientes:

800 gr. de harina de fuerza ecológica

480 gr. de puré de calabaza cocida

140 gr de leche

60 gr. de miel

90 gr. de mantequilla

16 gr de sal

5,6 g. de levadura seca

Elaboración:

A mano:

Ponemos en un bol la leche, la calabaza, la miel y la harina  y mezclamos hasta conseguir una masa homogénea. Dejamos reposar la mezcla durante una 1/2 hora aproximadamente (autolisis).

Añadimos la sal, incrustándola bien en la masa.

Añadimos la levadura y la repartimos por toda la masa, hasta que quede bien integrada.

Colocamos la masa en la encimera y comenzamos a amasarla. Lo haremos durante unos 10 minutos aproximadamente, dándole algún reposo entre medias.

Cuando la masa ofrezca un aspecto liso, pero todavía le falte un poco para estar bien amasada, empezaremos a añadir la mantequilla. Para ello dividiremos la mantequilla en trocitos pequeños e iremos añadiéndolos a la masa, estrujándola para que se vaya integrando, y combinando con amasados, hasta terminar con toda la mantequilla. Seguimos amasando, hasta que la masa esté lisa y elástica.

Si contáis con una rasqueta de panadería, un buen sistema para integrar la mantequilla es utilizar el método de la rasqueta. Este consiste en extender la masa, e ir colocando la mantequilla por encima y , cogiendo la rasqueta con las dos manos y vamos haciendo sacando y metiendo la rasqueta haciendo surcos en la masa (casi como si la cortásemos) a pocos milímetros unos de otros. Amasamos un poco y repetimos el proceso, hasta que la mantequilla esté bien integrada. Seguimos amasando hasta que la masa esté lisa y elástica.

Boleamos y dejamos en un bol enaceitado, cubierto con film o un gorro de ducha

Amasadora:

Colocar en el cuenco de la amasadora, la leche, la calabaza y la miel y mezclar durante 1 minuto en el 1. Dejar reposar durante 30 minutos (autolisis)

Añadir la sal y la levadura y amasar durante 2 minutos al 1.

Cambiar a vel. 2 y seguir amasando durante 3 minutos.

Añadir la mitad de la mantequila y seguir amasando al 2 durante 3 minutos.

Dejar reposar unos minutos.

Colocar el resto de la mantequilla y amasar durante unos 5 minutos al 2.

Sacar la masa , formar una bola y colocar en un bol enaceitado.

Thermomix:

Colocar en el vaso la leche, la miel y la levadura y mezclar 10 segundos veloc.3.

Añadir el puré de calabaza y la mitad de la harina y mezclar unos 10 seg. veloc.6.

Poner el resto de la harina y la sal y mezclar 3 minutos, vaso cerrado, veloc. espiga.

Cortar la manequilla en trocitos.

Programar 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga e ir añadiendo la mantequilla por el bocal.

Yo añado la mantequilla directamente de la nevera. La thermomix calienta la masa un poco y de esta forma consigo bajarle la temperatura.

Sacar la masa, formar una bola y dejar reposar en un bol enaceitado

El resto del proceso es el mismo en los tres casos:

Hacer un primer plegado a la masa a la 1/2 hora de haberlo dejado en el bol.

Hacer un segundo plegado a la hora y dar la vuelta a la masa.

Dejar así hasta que aproximadamente doble su tamaño. En esta ocasión ha tardado algo más de dos horas.

Una vez esté lista, volcar la masa sobre la encimera, ligeramente enharinada, y formamos un rectángulo.

Desgasificamos  la masa. Al tratarse de un pan de molde, queremos un alveolado pequeño, así que la desgasificamos bastante.

Enrollamos la masa y pegamos bien los bordes.

Con un pincel untamos el molde con aceite y espolvoreamos de harina.

Colocamos dentro nuestro rollo de masa, lo volvemos a aplastar bien por toda la superficie y dejamos de nuevo fermentar.Tardará unas dos horas aproximadamente

Cuando esté a un centímetro más o menos del borde, ponemos agua a hervir.

Previamente habremos precalentado el horno a una temperatura de 210 º,

Metemos el pan en el horno, vertemos el agua hirviendo, cerramos y bajamos la temperatura a 200º. Horneamos durante 10 minutos, y bajamos de nuevo a 180º y seguimos horneando durante unos 45-50 minutos, dependerá de la cantidad de pan que hayamos preparado. Si vas a utilizar un molde con tapa, no hace falta que pongas el agua.

Si la superficie se dorase mucho, se puede tapar con papel de aluminio y seguir horneando tapado.

Pinchar con un palillo en el centro y si sale limpio, es que ya está.

Sacar del horno y desmoldar.

Yo, los panes de molde, los envuelvo  en un paño de cocina, nada mas desmoldar, para que la corteza se conserve blandita, Pero si no quieres, puedes dejarlo enfriar sobre una rejilla.

Para conservar  guardar en una bolsa de las de conservar alimentos.

 

2 comentarios

    • amasadora dice:

      Gracias Alicia. El blog está muy reciente, y todavía no he tenido ocasión de publicar una receta de albóndigas, pero todo llegará. Dame un poco de tiempo.

Deja un comentario