Solomillo con manzana y cebolla caramelizada y salsa de torta del Casar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡¡Madre mía!! que no le he podido poner un nombre más largo a la receta, parece que tuviera ascendencia nobiliaria.

A lo que vamos, mira que llevo tiempo queriendo hacer solomillos con alguna salsa de queso fuertecita, el problema es que a uno de mis hijos no le gusta el queso y eso me coarta a la hora de pensar en un plato que comamos todos.

Pero mira,  de vez en cuando hay que ignorarlos un poco y hacer lo que a uno realmente le plazca.

La torta del casar, que nos trajimos de nuestra visita a Cáceres, era la excusa perfecta para darme el capricho, y lo de la manzana y cebolla, un añadido que me apetecía probar con esta carne.

No he pesado ni la carne ni el queso, porque iba a toda pastilla y no podía entretenerme, pero para esta receta, tampoco es que sea imprescindible.

Vamos a ello

 

Ingredientes:

2 Solomillos de cerdo

1 cebolla

1 manzana

1 puerro

Queso de Torta del  Casar

Leche

Sal

Azúcar

Coñac o whisky

 

Elaboración

Cortamos en trozos grandes los solomillos y los salamos

Picamos la cebolla en láminas finas y reservamos

Pelamos la manzana y cortamos en gajos finos. Reservamos

En una sartén ponemos un poco de aceite y pasamos los solomillos, dándoles la vuelta para que vayan haciendo por todas partes, no dejamos cocinar en exceso, solo lo justo para sellarlos

Una vez estén dorados,  vertemos el whisky o coñac (lo que tengas en casa) y flambeamos. Una vez que se apague el fuego, retiramos los solomillos y reservamos

En la misma sartén donde hemos hecho la carne, ponemos la cebolla para que se vaya pochando a fuego bajo. Añadimos la manzana y dejamos que se vayan haciendo juntas hasta que estén prácticamente hechas, en ese momento añadimos dos cucharadas de azúcar y dejamos que se caramelice.

Mientras se hace la cebolla y la manzana, hacemos la salsa de queso:

Cortamos el puerro en cuadraditos pequeños y ponemos en un cazo con un poco de aceite para que se dore.

Cuando esté hecho añadimos la torta del casar, a ojo, depende de la cantidad de salsa que quiera obtener.

Añadir leche y remover hasta que el queso esté derretido. Apagar el fuego y reservar.

Una vez que la cebolla y la manzana estén hechas, añadir el solomillo a la sartén para que se caliente y se impregne del sabor de la mezcla caramelizada.

Para servir, poner uno o dos trozos de solomillo en el plato. Acompañar con la cebolla y manzana caramelizada y regar con la salsa de queso caliente.

Si no tenéis ningún comensal que no le guste el queso, una vez hecha la manzana y la cebolla, añadir los solomillos y la salsa de queso en la misma sartén. Dejar unos segundos y emplatar.

Deja un comentario