Machacón alcazareño

Corría primeros de junio y acababa de publicar mi receta de ensalada de garbanzos y bacalao, había cerrado y apagado mi portátil, todo en perfecto estado, cuando al día siguiente volví abrirlo, la pantalla tenía un golpe. Como en Cardoso en Gulevandia (Les Luthiers) al descubrir el rostro de  Creolina, exclame: ¡¡horror!!, ¡¡horror!!,¡¡horror!!

Después de los primeros momentos de un cabreo monumental y, ya que nadie sabía nada sobre la accidentada pantalla, no tuve más remedio que suponer que algún duende travieso pululaba por mi casa. No quedaba otra que calmarse y enviarlo al servicio técnico para que cambiasen la pantalla. Elegimos uno, que realizaban la recogida y la entrega a domicilio y, que rezaba en su página, que el tiempo de reparación era de 5 a 7 días laborables. Bueno, una semana sin ordenador tampoco era mucho, pero la realidad fue algo más de un mes. Y durante ese tiempo me puse en modo “off” y  deje de preparar recetas y de hacer fotos para el blog.  Un día de julio me animé y saqué la cámara para hacer las fotos de este machacón, pero tal cual las hice, se quedaron guardadas en la cámara. Perder los ritmos tiene su aquél y me ha costado otros dos meses volver a entrar en el blog y editar las fotos. Eso sí, durante este parón, volví a saborear el placer de ver series y películas con los dos ojos fijos solo en la pantalla de la tele.

Sobre la receta, solo comentar que le he llamado machacón alcazareño porque he sabido que existe otro tipo de machacón manchego, que se realiza con patatas, del cual, no tenía conocimiento hasta hace poco.

En Alcázar (mi pueblo, por si aún queda alguien que no lo sepa) es costumbre, durante las ferias y fiestas, que tienen lugar entre el 3 y 8 de septiembre. hacer degustación de distintos platos típicos manchegos, entre ellos el machacón, para este año ya es tarde, pero para el año que viene, podéis acudir a probarlos en uno de esos días.. o bien podéis animaros y prepararlo en casa. Preparar una buena cantidad de pan porque, para comerlo, es imprescindible.

Ingredientes:

5 o 6 tomates

2 pimientos medianos

1 o 2 dientes de ajo (según tamaño)

1 cucharada de sal

1 cucharada de cominos

Aceite

Vinagre (opcional)

Elaboración:

Lavar los tomates y los pepinos.

Partir los pimientos por la mitad y limpiar de semillas

Rallar los tomates y reservar en un cuenco hondo.

Rallar los pimientos. Si quedasen trozos grandes, pasar los trozos de pimientos al mortero y machacar con la maza para conseguir trozos muy menudos.

Poner los ajos en el mortero junto con la sal y machacar hasta obtener una pasta.

Machacar también los granos de cominos.

Añadir al cuenco del tomate, los pimientos, los ajos y los cominos machacados. Aliñar con un chorreón de aceite y si se quiere con un poquito de vinagre.

Remover para mezclar bien y reservar unas horas en la nevera para que la mezcla se asiente.

Notas:

La forma correcta y originaria de elaborar este plato, es machacando los ingredientes en un mortero, de ahí su nombre, y quien quiera puede realizarlo así, si bien es cierto, que el rallado acorta el tiempo de preparación y alivia de la tarea del machacado hasta conseguir una textura fina.

Otra opción sería utilizar la batidora o thermomix, pero el machacón tiene que tener una cierta textura. Si la utilizas, deberás de controlar el triturado para que no te quede demasiado licuado.

2 comentarios

    • amasadora dice:

      Gracias Susi por tu comentario, ayuda a mantener la motivación, me es difícil dedicarle tiempo a esto, pero la verdad que luego lo disfruto.
      Estamos ene contacto y nos vemos por los mundos virtuales.
      Un beso grande

Deja un comentario