Barritas de queso y sésamo

 Antes de que las temperaturas suban más y encender el horno nos agobie por que el calor nos ha invadido, debo de compartir esta receta con vosotros. La primavera, la desidia o la pereza se ha apodera de mí en estas semanas y, a pesar de tener la receta escrita y las fotos listas, iba dejando para otro momento escribir la entrada y darle a publicar. Hoy no puedo, lo hago mañana…  y así van pasando los días, casi sin darme cuenta.

La barritas, grisines, colines, etc. es un picoteo que te lo ponen delante y te pasa algo así como con las pipas, que empiezas a comer y no paras y, si le pones semillas, mucho más vicio. Prepararlas en casa es fácil y no te llevará mucho tiempo, incluso para el amasado no requerirás tener un master en panificación, dobla y pliega la masa hasta que veas que el aspecto de la misma se alisa, lo demás es coser y cantar. Por supuesto, puedes optar por ir al supermercado si tenéis antojo, pero la diferencia de que sean caseras no tiene color.

Ingredientes:

200 gr de harina panadera o de fuerza

100 gr de agua

30 gr de aceite

2 gr de levadura seca

100 gr de queso parmesano

30 gr de semillas de sésamo

1 huevo para pintar

Elaboración

Rallar el queso, si lo tenemos en un trozo y reservar.

En un recipiente hondo poner la harina con la levadura. añadir el agua y la sal y mezclar hasta que se integre.

Incorporar el aceite y una tercera parte del queso rallado y mezclar bien hasta conseguir una masa homogénea.

Para realizar el amasado sacar la masa del recipiente y pasar a la encimera. Al ser una masa algo seca, haremos el amasado bola o seco, que consiste en ir apastando la masa , estirándola y plegándola. Repetir este proceso a la vez que vamos girando la masa . Seguir con el amasado hasta que la masa se vuelva lisa y elástica.

Formar una bola y guardar en un bol ligeramente enaceitado.

Dejar fermentar alrededor de una hora u hora y media, o hasta que veamos que ha aumentado su volumen.

Precalentar el horno a unos 250º.

Cuando la masa esté lista, colocar sobre la bandeja una hoja de papel de horno.

Enharinar la encimera ligeramente y volcar la masa sobre ella. Aplastar la masa y estirar con ayuda de un rodillo  hasta formar un rectángulo de unos 0,3 mm. de grosor.

Batir el huevo y con ayuda de un pincel de cocina pintar toda la superficie de la masa. Extender el resto del queso y las semillas de sésamo, reservando algo del queso y de las semillas. Pasar el rodillo por encima para que se fijen a la masa.

Con un cuchillo cortar  el rectángulo por la mitad en horizontal y de cada mitad ir cortando tiras de unos dos centímetros de ancho. Ir colocando sobre la bandeja que teníamos preparada, dejando espacio entre cada barrita. Serán necesarios 2 bandejar. Espolvorear el resto del queso y las semillas sobre las tiras.

Poner a calentar un cazo con agua , que utilizaremos para generar vapor en el horno.

Introducir la bandeja en el horno y verter el agua hirviendo sobre las piedras.

Cerrar el horno y bajar la temperatura a 200º.Hornear durante unos 10 minutos aproximadamente.

Sacar del horno y colocar sobre una rejilla hasta que se enfríen.

Introducir la segunda bandeja y repetir el proceso.

Una vez frías, puedes conservar en una caja de lata .

 

 

 

Deja un comentario