Galletas de mantequilla (o las galletas del Sr amasalamasa)

Aquí, como artista invitado y cónyuge de la amasadora, explico lo de estas galletas. Uno que es bastante goloso ya tenía echado el ojo a lo de las galletas de mantequilla, las primeras que hice, ya hace años, me salieron estupendas, pero había sido la suerte del principiante. Los intentos posteriores fueron decepcionantes hasta que por el método de ensayo-error conseguí dar con un procedimiento, el procedimiento, del que destaco moler el azúcar y tamizar bien la harina, estas dos bobadas mejoran sustancialmente el resultado. La thermomix ayuda mucho para conseguir masas con textura y sin grumos y lo último, que es la pistola de repostería, os aconsejo que, si la vais a utilizar, busquéis una mediana, las muy baratas acaban con los nervios del más pintado.

Lo demás es lo habitual de cualquier receta de galletas de mantequilla. Trabajad bien las masas y tened en cuenta que los tiempos de horno son muy relativos, por eso hay que estar pendientes y en cuanto que veáis que las galletas se hacen (cogen color por los bordes) sacadlas y comprobad el grado de cocción (ligeramente endurecidas, pero aún esponjosas). Disfrutad de esta receta que, por cierto, es ideal para hacer con niños (que se lo pregunten a mi compañero Arturo).

Ingredientes:

300 gr de harina común o repostería

200 gr de mantequilla

100 gr de azúcar

1 huevo

Elaboración:

Thermomix:

Poner el azúcar en el vaso y programar 20 segundos, veloc. 10. Con la espátula bajar el azúcar que haya quedado en las paredes hacia la base.

Añadir la mantequilla en trozos y programar 1 minuto vel. 4

Añadir el huevo (sin cáscara ¡eh!) y batir de nuevo 30 seg. a vel. 3

Incorporar la harina tamizada, programar 1 minuto, vel. 4.

Tradicional:

Sacar el huevo y la mantequilla del frigorífico con antelación para que estén a temperatura ambiente cuando vayamos a utilizarlos.

Tamizar la harina

Poner en un recipiente hondo la mantequilla y batir con varillas, si puede ser eléctricas te costará menos, hasta que queden pomada. Añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que quede una crema fina.

Incorporar el huevo y batir unos segundos hasta que quede integrado.

Añadir la harina tamizada, olvídate de las varillas e incorpórala con la mano. No será necesario mucho tiempo, lo justo hasta que quede bien integrada.

Precalentar el horno a 180º

Y ahora el formar las galletas…

Con pistola:

Montar la pistola con la placa con el dibujo elegido. Introducir la masa en la pistola. Apoyar la pistola en la bandeja de horno y dar dos disparos continuos y separar con rapidez. Proceder del mismo hasta completar la bandeja-

Sin pistola:

A la hora de formar las galletas sin pistola, tienes varias opciones, puedes hacer bolitas y colocarlas en la bandeja del horno.

Envolver la masa en film transparente formando un rollo. En este caso sera necesario guardar durante un rato en el frigorífico para que la masa se endurezca y poder cortar discos que colocaremos después en la bandeja.

Con cortapastas:

Una vez tengamos la masa lista, colocarla sobre dos hojas de papel de horno o papel film y con ayuda del rodillo estirarla un poco procurando dejarla del mismo grosor. Guardar en la nevera alrededor de 30 minutos y sacar, terminar de estirar la masa con el rodillo hasta conseguir el grosor deseado.

Pasa por harina el cortapastas que vayas a utilizar para realizar el corte en la masa sin que se pegue. Coloca las galletas en la bandeja del horno

Adornar:

Una vez hayas completado la bandeja con las galletas y antes de meterlas en el horno, puedes colocar encima una gota de chocolate, una almendra, una avellana, una guinda, un trozo de membrillo o un trozo de fruta confitada.

Hornear:

Cualquiera que sea el modo de hacer la masa y los cortes de las galletas, una vez hayas completado una bandeja, métela en el horno ya caliente , en el carril central y hornea entre 8 a 12 minutos en función del tamaño de la galleta. Cuando los bordes empiecen a dorarse ya estará lista.

 

Sacar del horno e ir depositándolas en una rejilla hasta que se enfríen.

Para conservar, guardar en una caja metálica

 

Deja un comentario