Sorbete de fresas (con o sin cava)

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, unas fresas congeladas que debían de ser consumidas ya, me han servido a mí, para montar una receta en honor a San Valentín o para el día de los Enamorados.

A pesar de que nunca he celebrado San Valentín porque, sinceramente, nunca ha tenido mucho significado para mí esa fecha, mi parte cursi se siente atraida por los corazones , las rosas y todo ese ambiente pasteloso que lo rodea, y ello llevado al terreno gastronómico me invita a preparar algo que tenga cierta referencia a dicha celebración.

Quizás lo que menos me agrada de esta celebración es la invención de este día con fines puramente comerciales, pero lo de preparar una cena especial para tu media naranja me parece perfecto, así que, para aquellos que lo hagan, les propongo este postre fácil y rápido de hacer.

Y ya que he empezado echando mano al refranero, acudo de nuevo a él para finalizar, las fresas congeladas me han venido como “miel sobre hojuelas” para esta receta, o bien, “he matado dos pájaros de un tiro”.

Ingredientes:

Para unas 6 personas:

500 gr de fresas congeladas

100 gr de azúcar

200 gr de agua

1 clara de huevo

150-200 gr de cava

Elaboración:

Lavar y limpiar las fresas y guardar en una bolsa de congelación o tupper en el congelador al menos 24 hs. antes de preparar el sorbete.

Preparar un almíbar con el agua y el azúcar. Ponerlos en un cazo y llevar a ebullición, dejar durante unos dos minutos o hasta que el azúcar se haya disuelto. Dejar enfriar y guardar en el frigorífico.

Colocar las fresas congeladas en la thermomix o en una batidora potente y triturar hasta hacer un puré con ellas. (en termomix unos 30 segundos, veloc. progresiva 5-10). Añadir el almíbar y volver a triturar otros 30 segundos más

Batir la clara a punto de nieve, añadir a las fresas y batir unos 20 segundos más.

Puedes servirlo inmediatamente o guardar en el congelador hasta el momento de servir.

Para hacer el sorbete con cava, añadir unos 150-200 gr a la mezcla anterior y mezclar unos segundos. Servir al momento.

Notas:

Puedes preparar el sorbete sin congelar las fresas previamente. Para ello, tritura las fresas, previamente lavadas y cortadas en trozos, pásalas por un colador si quieres eliminar las semillas, y mezcla con el jarabe de azúcar. Lleva al congelador y remueve la mezcla cada 1/2 hora hasta que se empieze a granizar, añade la clara montada en ese momento, mezclándola bien y dejar que termine de congelarse. Puedes hacerlo también en heladora, vertiendo la mezcla de fresas y almíbar hasta que la mezcla esté congelada, añade la clara montada y deja unas vueltas más para que se mezcle bien, después guardar en un tupper y al congelador.

Si lo preparas para una cena en pareja, evidentemente te quedará sorbete. Conserva el resto en el congelador y cuando vuelvas a utilizar batir unos segundos en thermomix y batidora antes de servir.

Deja un comentario