Tosta de verduras y provolone

No tenía previsto subir esta receta al blog, pues era un plato que preparé para un reto que me propusieron en Instagram para elaborar un plato con verduras, que ayude a incrementar y fomentar el consumo de éstas. Tras una segunda consideración y, a pesar de no tener las fotos del proceso de elaboración, he cambiado de opinión y considerado adecuado incluirla, pensando en aquellas personas que buscan recetas fáciles de preparar y con un toque de presentación distinto.

Bocadillos, sandwiches, tostadas, es algo que suele gustar a la mayoría de la gente y una opción a la que recurrimos en muchas ocasiones, para preparar una cena más informal o cuando tenemos una reunión de amigos o familiares en casa. Apuesta por estas tostas, si quieres ofrecer algo sano y a la vez rico.

El pan que utilices también importa. Yo las he servido sobre unas rebanadas de pan de masa madre y semillas que había preparado, el toque de las semillas, les va muy bien, pero puedes utilizar unas rebanadas de chapata, baguettes o cualquier otro pan que sea de tu gusto.

Y pensando en las Navidades ¿por qué no? estas tostas también serían una buena opción para incluir dentro de nuestros menús navideños.

Ingredientes:

Para 2 tostadas

2 cebollas

1/2 pimiento rojo

1/2 pimiento verde

1/2 pimiento amarillo

1/2 calabacín

1 rodaja de queso provolone

1 Buen chorreón de vinagre balsámico

1 cucharada de miel

1 diente de ajo

1 cucharadita de tomillo

Sal

Aceite

2 rebanadas de pan

Elaboración:

Empezaremos por confitar la cebolla. No es necesario añadir azúcar, solo dejar que se haga a fugo suave.

Pelar y cortar las cebollas en aro.

Cubrir el fondo de una sartén con aceite. Poner a calentar y añadir la cebolla. Mantener unos minutos a fuego medio-alto y después bajar a fuego suave. Remover de vez en cuando para que se haga bien por todas partes. Puede tardar 1 hora u hora y media en estar. Retirar, poner un colador sobre un bol y dejar que escurra el aceite . Reservar ese aceite para hacer los pimientos.

Lavar y limpiar de semillas los pimientos. Cortar en tiras.

Colocar de nuevo el aceite reservado de confitar la cebolla en la sartén y añadir las tiras de pimientos. Añadir una pizca de sal y dejar que poche unos minutos. Añadir un buen chorreón de vinagre balsámico y una cucharada pequeña de miel. Remover bien para que se reparta y dejar que se hagan los pimientos, dándoles vueltas de vez en cuando. Retirar y colar para que escurra el aceite. Ese aceite ya no se aprovechará.

Lavar el calabacín y sin quitar la piel, hacer espaguetis con un espiralizador o cortar en tiras finas con un cuchillo.

Pelar un diente de ajo y machacar en un mortero, con un poquito de sal, una cucharadita de tomillo y una cucharada de aceite. Embadurnar con esta mezcla los espaguetis de calabacin, removiéndolos para que se impregnen bien.

Poner los espaguetis de calabacín en una sartén y rehogar durante unos 2 minutos. Retirar y dejar escurrir sobre el colador.

Cortar el queso provolone en tiras gruesas y colocar sobre las rebanadas de pan. Poner encima una capa de cebolla caramelizada, sobre ésta, las tiras de pimientos y encima los espaguetis de calabacín.

Calentar el horno a 180º e introducir las tostas. Dejar unos 8-10 minutos para que el queso se funda.

Sacar, adornar con una tira de pimiento rojo y una nuez y servir.

 

 

 

 

Deja un comentario