Ensalada de cuscus, pollo y mandarina

Finalizamos agosto y, si quiero continuar con este proyecto, no queda más remedio que desperezarme y ponerme las pilas. Alguien muy cercano dice que los planes se hacen para no cumplirlos, pero hay que hacerlos y, últimamente y respecto al blog, sigo bastante este planteamiento. Así que hay que pasar de las intenciones a las actuaciones y ponerme a currar un poquito más, dejar este estado abúlico, apático, desidioso y holgazanero. Menos siesta y más actividad, que cuando eche la vista atrás no vea que el tiempo se me ha ido sin más.

Hoy vamos con una ensalada completa elaborada con cuscús y, para salir un poco del clásico tabulé, he añadido otros ingredientes a mi libre albedrío. Ese toque dulce de la fruta, de la mandarina en este caso, en las ensaladas, me gusta especialmente. Como no es época de mandarinas he utilizado gajos de mandarina en conserva, cuando llegue la temporada de éstas, usaré mandarina natural, aunque el toquecillo del almíbar le va muy bien y tienes la ventaja de que no tienes que quitar la pielecilla blanca, pues los gajos ya vienen limpios, algo que te viene genial cuando no tienen muchas ganas de currar.

¡Al lío!

Ingredientes:

De 4 a 6 personas

Para hacer el caldo:

1 pechuga de pollo

La parte verde de un puerro

2 zanahorias

Granos de pimienta

Hojas de laurel

Agua

Sal

Para la ensalada:

250 gr de cuscús

250 gr de caldo

200 gr de pechuga cocida

50 gr de anacardos

40 gr de pasas deshuesada

100 gr de gajos de mandarina en almíbar

Vinagreta de miel:

10 gr de miel (2 cucharadas)

10 gr de vinagre balsámico (2 cucharadas)

30 gr de aceite (5 cucharadas)

Un chorreón del almíbar de las mandarina

Una pizca de sal

Elaboración:

En una olla, poner la pechuga de pollo, las zanahorias, las hojas y la parte verde del puerro, los granos de pimienta y el laurel. Cubrir con agua y poner a cocer. Cuando empiece a hervir, mantener durante unos 15 minutos. Una vez finalizado, colar el caldo y apartar 250 gr y la pechuga.

Trocear la pechuga, primero en tiras y luego en trozos.

En una sartén, tostar los anacardos durante unos minutos. Retirar y picarlos groseramente, dejándolos en trozos grandes.

Escurrir las mandarinas de su jugo.

Colocar dentro de una fuente honda, la pechuga, los anacardos, las pasas y las mandarinas.

Poner el cuscús en un bol hondo. Llevar a ebullición el caldo que habíamos apartado: Cuando hierva, verter sobre el cuscús. Añadir un chorrito de aceite y sal, tapar y dejar reposar unos 5 minutos, hasta que haya absorbido el cado. Después remover con un tenedor para que se suelte.

Añadir el cuscús a la fuente con el pollo, anacardos, pasas y mandarinas y remover para que se mezcle con el resto de los ingredientes.

Para hacer la vinagreta, colocar todos los ingredientes en un bol y remover bien con una cucharilla para mezclar. También se puede colocar en un frasco con tapa y agitar éste bien hasta que los líquidos estén integrados.

Aliñar la ensalada con la vinagreta y removerla bien. Dejar enfriar en la nevera.

Adornar con unos gajos de mandarina y unas hojas de hiebabuena y llevar a la mesa.

Notas:

Puedes ahorrarte el paso de hacer el caldo y utilizar agua para cocer el cuscús. En ese caso, en lugar de cocer el pollo, puedes hacerlo a la plancha, procurando no hacerlo demasiado, para que no quede reseco.

Puedes variar a tu gusto las cantidades de pasas, anacardos o mandarina.

Para presentarlo como en la foto, será necesario un aro de repostería grande. Untar su interior con un poco de aceite. Colocar sobre la fuente que se vaya a servir y rellenar con la mezcla. Apretar con una cuchara, para que quede compacto, y retirar el aro. Puedes dejarlo preparado con el aro y guardar en el frigorífico hasta el momento de servir. En este caso cubre la parte superior con papel film para evitar que se reseque. En lugar de un solo aro grande, puedes utilizar aros de emplatar pequeños y servir raciones individuales en cada plato.

 

 

 

 

Deja un comentario