Pisto de calabacín

pisto de calabacin14

“Estos días me ha estado llegando desde varios sitios encuestas para votar por diversos platos típicos españoles (entre ellos, únicamente el pisto como representante de la cocina manchega). Finalmente no voté por ninguno al ser obligatorio registrarse y tampoco hubiera sabido muy bien por que tres votar entre las propuestas de  http://7maravillas.es/ y que visto los resultados no estoy de acuerdo.

Como lo que me sobra es tiempo, me puse manos a la obra para hacer mi versión (famosa en el mundo entero y reconocida como Bien Material de la Humanidad por la Unesco) de la receta del pisto y te la mando aunque las
fotos, sobre todo las de presentación no me han quedado muy bien y el huevo un poco chuchurrio, por si la quieres utilizar. Pensaba hacer una presentación un poco original, pero no contaba con utensilios adecuados, así que he hecho la tradicional con o sin huevo frito sobre una cazuela de barro. Y si me descuido nos comemos el pisto
antes de hacer la presentación, jeje…”

Esta entrada corresponde al correo que me mandó el autor de la receta y,  como me ha parecido una buena introducción lo he utilizado (ya que me dan el trabajo hecho, lo aprovecho todo) y a sus comentarios sobre los resultados, solo me queda añadir, que coincido plenamente en que la receta más votada “Papas arrugás” no me parece la más representativa de nuestra cultura (que me perdonen los canarios).

Solo me queda agradecer al autor, mi querido hermano Jesús, que de nuevo me ofrezca sus recetas para incluirlas en este blog.

Y ahora vamos con ello:

Ingredientes:

10 tomates pera.

1 pimiento verde grande o 2 pequeños.

1 cebolla tierna.

1 ajo.

1 calabacín mediano.

Elaboración:

Pelar y cortar los tomates pera, freir a fuego lento. Añadir un poco de azúcar a los tomates para quitarles la acidez y salpimentar.

* Cortar a cuadraditos pequeños el pimiento y la cebolla. Freir todo por separado y a temperatura moderada para que se confiten, ya que cada ingrediente tiene un tiempo diferente. La cebolla debe quedar transparente y tierna sin llegar a dorarse.

* Poner un poco de sal a la cebolla para ayudarle a soltar el agua. Picar un diente de ajo y añadirlo a la cebolla antes de que termine de freírse esta.

* Por último cortar el calabacín en cuadraditos de un centímetro y freír unos minutos procurando que quede un poco entero y crujiente.

Mezclar todos los ingredientes, rectificar de sal si fuese necesario y a quien le guste (yo no lo utilizo) unos granos de cominos.

Notas:

Todas las fotos pertenecen y están realizadas por el autor de la receta. Al editarlas para subirlas al blog, me he permitido ponerles mi marca de agua, aunque en este caso sé que no hay problemas por ello, sólo quiero dejarlo claro.

Ese pisto con el mar de fondo, un poquito de pan para acompañar, y tendrás casi la felicidad completa.

Deja un comentario