Huevos de Pascua rellenos de helado

huevos pascua con helado21

Como en la película del “Sexto Sentido”, me pasa que a veces “veo huevos”. Y es que en estos últimos días vivo ob-sesionada con ellos.

El huevo, un producto que no sólo da mucho juego en la cocina ya que, gramaticalmente, su uso nos permite expresar un gran número de emociones. Su significado varía dependiendo del número, forma verbal, o si va acompañado de sufijo, prefijo o determinante. Y como muestra un botón, aquí os dejo una pequeña selección:

– Si queremos expresar el precio elevado de algo o el esfuerzo que nos supone realizar alguna tarea dura, decimos que “cuesta un huevo”.

– Si queremos resaltar el valor de alguien decimos “tener un par de huevos”, que no es lo mismo que “tiene huevos la cosa”

– “Poner los huevos sobre la mesa” para demostrar el atrevimiento, retar o dejar las cosas claras.

– ” Estar hasta los huevos”  cuando estamos hartos y no aguantamos más.

– “Me apetece o no me apetece un huevo” revela nuestra desgana o desinterés a hacer algo.

– “Me toca los huevos” denota molestia, mientras “tocarse los huevos” o “rascarse los huevos” significa vaguería.

– ” Me sale de los huevos” o “no me sale de los huevos” aprobar o denegar con tono desafiante.

– ” Ir pisando huevos” si nos referimos a ir despacio.

– ” Tener los huevos cuadrados”, puede utilizarse en sentido de tener valor y coraje, o bien el de ser un cabezota, o en otro sentido ser un pachorra.

– “Cuando seas padre, comerás huevos” para indicar que se goza de ciertos privilegios.

– “Ser un huevón o huevazos” cuando nos referimos a alguién que actúa con parsimonia y lentitud.

Y algunos más que dejo en el tintero, para recurrir a ellos, si lo necesito

Y después de haber resultado políticamente poco correcta, os dejo con esta receta, esperando poder recuperar todo el glamour que haya podido perder en las líneas escritas más arriba.

 Ingredientes:

Para 6 huevos completos (3 de chocolate blanco y 3 de chocolate con leche)

200 gr de chocolate con leche

200 gr de chocolate blanco

40 gr de manteca de cacao. (20 gr para el negro  y 20 g para el blanco)

Helado de vainilla

Helado de chocolate

Elaboración:

Picamos el chocolate en trozos y lo colocamos en un bol que pueda ir al microondas o que resista el calor si lo vamos a poner al baño maría.

Yo he derretido el chocolate con leche en el microondas y el chocolate blanco al baño maría.

Derretimos cada tipo de chocolate por separado junto con la manteca de cacao, si se la pones, en el microondas o al baño maría. Si lo hacemos en el microondas lo haremos a intervalos de 30 seg. hasta que el chocolate esté derretido, 1 1/2 ó 2 minutos, según la potencia del microondas No conviene pasarse con el tiempo, para que no se nos queme el chocolate. Si queda algún trozo por fundir, con el calor residual se deshará.

Para hacerlo al baño maría, colocar un cazo con agua y cuando llegue a hervir, colocar encima el bol o cazo donde hayamos puesto el chocolate. Bajar el fuego y remover con una cuchara hasta que el chocolate se derrita. Es importante que no entre el agua en el bol donde está el chocolate. Y si necesitas que se mantenga fluido, mantener en el bol con el fuego apagado.

Retiramos del fuego y removemos continuamente para bajar la temperatura y conseguir una textura que nos permita poder bañar las cavidades del molde.

Vertemos una pequeñas cantidad en cada cavidad del molde y, ayudándonos de una cuchara o pincel de silicona, extendemos desde el interior de la cavidad hacia fuera, para cubrir bien las paredes. Hay otro sistema que es el de rellenar el molde completamente, para luego volcar el sobrante de nuevo sobre el bol. De momento este último no lo domino, porque acabo vertiendo el chocolate por todos lados, pero podéis probar.

Una vez dada la primera capa, guardamos el molde en la nevera durante unos quince minutos para que el chocolate endurezca.

Sacamos y damos una segunda capa. Volvemos a guardar de nuevo durante otros quince minutos.

Sacamos de nuevo y damos una tercera y última capa. Si el chocolate se ha enfriado, volver a calentar unos segundos antes de dar la capa. Yo he dado tres capas porque quería que los huevos tuvieran una cubierta lo suficientemente sólida para aguantar el relleno del helado. Si no se van a rellenar, posiblemente valga con dos capas.

Con una espátula o el filo de un cuchillo ir raspando todo el contorno de la cavidad.

Dejar enfriar completamente a temperatura ambiente. Antes de desmoldar, raspar los bordes con un cuchillo para eliminar el exceso y dejarlos lo más igualados posible. Limpiar el interior de la cavidad del huevo si hubiera caído parte del chocolate que hemos raspado.

Para rellenar con el helado es necesario dejarlo unos 10 o 15 minutos a temperatura ambiente para que se ablande y nos permita rellenar las cavidades de los huevos con facilidad, sin tener que manipular el huevo demasiado y evitar que lo rompamos. Yo he rellanado los blancos con helado de chocolate y los negros con helado de vainilla.

Una ver rellenos, guardar en el congelador, para que el helado vuelva a solidificarse.

Una vez que el helado haya vuelto a tener una consistencia dura, sacamos de nuevo las mitades y procedemos a unirlos. Para ello, derretimos de nuevo el chocolate y pincelamos todo el borde del huevo. Hay que hacerlo con rapidez, porque al estar el chocolate frío, el chocolate que hemos untado se endurecerá rápidamente. Unimos las dos mitades, intentado que encajen lo mejor posible. Si es necesario y, una vez unidas las dos mitades,  untar una pequeña cantidad de chocolate derretido en la unión de las dos mitades para tapar algún hueco que haya podido quedar. Para este proceso conviene utilizar guantes para no dejar las marcas de los dedos y no trasmitir el calor de las manos. Aún así,  yo no fui consciente y, a pesar de ponerme guantes, cogí el asa de la taza donde tenía el chocolate derretido , para después tocar el huevo, y en uno de los huevos se me empezó a derretir, mientras lo manipulaba para unirlos.

Si quieres que el helado se vea, como he hecho yo para las fotos, antes de rellenarlo y unirlos, corta uno de los extremos con cuidado para no romper el huevo. Pinta todo el borde con el chocolate derretido y únelos. Deja que seque bien la unión y saca el helado y ve rellenando por ese hueco.

Es necesario conservarlo en el congelador, si no vas a consumirlo inmediatamente.

Notas:

El molde que he utilizado para los huevos rellenos de helado es de silicona. Tiene 6 huecos y cada cavidad tiene una medida de 6.5 cm de alto x 5 cm de ancho. Como solo tengo un molde. Un día hice los huevos de chocolate negro. Al día siguiente, y después de desmoldados y limpiar el molde, hice los de chocolate blanco.  Y al tercer  día (descansé) los rellené. El tiempo lo puedes reducir, si tienes dos moldes o haces menos cantidad. Necesitas algo de tiempo, por lo del enfriado, pero realmente no requiere mucho trabajo.

Puedes dejar los huevos hechos y guardados en una caja o lata, y rellenarlos cuando te apetezca.

Hice además tres huevos pequeños, en  un molde para huevos de plástico, que rellené de conguitos.

He leído y visto bastante sobre la técnica del atemperado del chocolate pero, como de momento no trabajo bien el chocolate, no he querido en entrar en explicaciones de como se hace. Cuando aprenda a hacerlo bien, ya os lo contaré.

La manteca de cacao, es la grasa del cacao, ayuda a que el chocolate sea más fluido, pero salvo en tiendas especializadas de repostería, no se consigue con facilidad. No es necesario uilizarla, y la receta se puede hacer igual suprimiendo este ingrediente.

 

Deja un comentario