Bica de Laza

bica de laza16

La bica es un postre tradicional gallego, principalmente de la provincia de Orense.  Es una especie de bizcocho, pero con una consistencia más compacta que la de un bizcocho tradicional, debido principalmente a que no se le incorpora levadura. Según la zona donde procedan, existen distintas elaboraciones y distintas bicas. Son muy conocidas las Bicas de Trives o de Castro Caldelas, cuya elaboración se realiza con un fermento previo y entre sus ingredientes llevan manteca de vaca.

Otra de las bicas más conocidas, es la bica blanca de Laza, cuya receta os dejo. Esta bica es la tradicional del pueblo de Laza y su nombre de bica blanca es debido a que se elabora sólo con las claras de huevo, nata, azúcar y harina. El traerla hoy es debido a la celebración de los carnavales y a que, en esta población, son especialmente peculiares.

Los carnavales de Laza son considerados los más antiguos y esplendorosos de Galicia.  Estas celebraciones comienzan semanas antes a los carnavales, con los cuatro viernes de Follón. Los personajes típicos de estos carnavales son los “peliqueiros”, adornados con un atuendo típico, sus látigos con mago de madera labrada y sus caretas pintadas con imágenes de animales. La batalla de los trapos, la procesión de parejas montadas en burro o la lluvia de hormigas vivas, son otras de las cosas que destacar de estos carnavales. Todo ello discurre por el centro neurálgico de la población, donde los bares se llenan de gente consumiendo vinos y aguardientes gallegos, licor de café y se come su famosa bica.

Y si no tienes posibilidad de visitar Laza, en estos días de carnaval, celebra los de tu zona y disfruta y prepara esta rica bica. Puedes tomar un pequeño trozo, y después otro, y después otro…..y no encontrar el momento de parar, porque está muy, muy muy rica.

Ingredientes:

9 claras de huevo

375 gr de nata para montar

375 gr de azúcar

375 gr de harina

1 cucharadita de vainilla líquida

Mantequilla para engrasar el molde

Para la cobertura:

25 gr de azúcar moreno

1/2 cucharada de canela

Elaboración:

Precalentar el horno a 200º con calor arriba y abajo.

Las bicas se hornean y presentan sobre  papel de hornear. Así que si quieres seguir la tradición, unta el molde donde se va a hornear con mantequilla y forra con el papel de horno. Al estar untada con mantequilla, se pegará, al molde, con facilidad. El molde que he utilizado tiene unas medidas de 19 x 29 cm

Montar la nata, que debe estar muy fría, bien firme. Mejor si un rato antes metes el bol y las varillas en el frigorífico. Reservar una vez montada en el frigorífico.

Montar las claras a punto de nieve firme. Cuando empiece a espesar, ir añadiendo el azúcar poco a poco y la vainilla.

Sobre las claras montadas, ir añadiendo en varias tandas la harina tamizada y, con una espátula de silicona, ir mezclando con delicadeza y movimientos envolventes hasta que esté bien integrada.

Sacamos la nata de la nevera, y en dos o tres veces la añadimos a la mezcla anterior, siempre con movimientos envolventes y con suavidad, para que la mezcla no se baje y mantenga su esponjosidad.

Volcar la mezcla en el molde, y cubrir con el azúcar moreno y la canela. También se puede espolvorear con azúcar blanquilla y canela, e incluso solo con azúcar.

Meter en el horno. Bajar la temperatura a 180º y hornear unos 40 ó 45 minutos. Comprobar el punto de cocción con un palillo y si sale limpio apagar el horno. Mantener en el horno apagado y con la puerta entreabierta unos cinco minutos.

Sacar del horno. Dejar que se enfríe un poco antes de desmoldar y colocar sobre una rejilla. Dejar enfriar completamente.

Se conserva perfectamente durante varios días.

Deja un comentario